Main menu

Porque no todos los alojamientos web son iguales

Escrito por Juanjo Marcos el 08 de Abril de 2013

El alojamiento web es un concepto un tanto etéreo para muchos usuarios, y puede resultar difícil transmitir los motivos de la enorme diferencia de precios entre unos alojamientos y otros, e incluso entre unos proveedores y otros.

En general a la hora de comparar varios alojamientos web nos basamos en los datos más fácilmente cuantificables: el espacio de almacenamiento, la capacidad de transferencia mensual y el número de cuentas de correo permitidas.  Sólo en algunas ocasiones revisamos aspectos más técnicos como los lenguajes de programación soportados o el tipo de bases de datos disponibles.

Sin embargo, en más de una ocasión me he encontrado con la imposibilidad de instalar la última versión de Joomla porque el servidor no disponía de una versión de PHP actualizada.  O simplemente porque el alojamiento contratado por el cliente no permitía el uso de bases de datos.

Además de estos datos hay otros parámetros más difíciles de cuantificar a priori pero que influirán notablemente en temas como el posicionamiento web: velocidad de carga de nuestra página, ubicación física de los servidores o la disponibilidad de nuestro sitio.  Y relacionado con esto el soporte técnico que pueden ofrecernos y su disponibilidad horaria.

Hace unos cuanto meses publiqué un artículo comparando una página web con un coche y el alojamiento con su correspondiente plaza de parking (Recuerda: tu web es como un coche).  Ahondando en ese paralelismo, las diferencias entre un alojamiento y otro son equivalentes a aparcar nuestro coche en la calle, al descubierto en una zona vigilada, en una parcela de aparcamiento de un garaje comunitario, en una parcela cerrada o en un garaje propio para nuestro uso exclusivo (como si contratásemos nuestro propio servidor).

Igual que sucede con estas opciones de aparcamiento, lo que no podemos esperar es que el alojamiento más barato nos dé las mismas prestaciones que los de alta gama.  Deberemos llegar a un compromiso entre el presupuesto disponible y las características que realmente necesitamos.  Pero mi consejo es no escatimar unos pocos euros para algo que representa el soporte de nuestra presencia en Internet.  Porque no todos los alojamientos web son iguales.