Main menu

Páginas web de bajo coste

Escrito por Juanjo Marcos el 20 de Febrero de 2013

El otro día me encontré con un anuncio de televisión en el que se animaba a cada persona a crear su propia página web.  Para ello se utilizaba un argumento del tipo "si has sido capaz de crear tu negocio, también serás capaz de crear tu propia página web" enfocando claramente en mensaje a autónomos, nuevos emprendedores o pequeñas empresas.

No dudo de la eficacia de la campaña de publicidad, pero lógicamente sí de su veracidad.  ¿Puede una persona crearse su propia página web?  Sin duda.  ¿Es la mejor alternativa?  Sinceramente NO.

Esa persona que "ha sido capaz de montar su propio negocio" será indudablemente un gran profesional en su área de acción y que habrá necesitado un electricista para el montaje eléctrico de su oficina, un ebanista para la fabricación de sus muebles de oficina y un informático para poner en marcha su red.  

De igual forma que nadie se plantea establecer un negocio en un local comercial sin acondicionar de manera correcta (y sin adecuarlo a la legislación vigente) nadie debería publicar una página web utilizando el tipo de herramientas para páginas web de bajo coste publicitadas en el anuncio.  Porque nuestra web debe ser capaz de reflejar correctamente nuestra imagen corporativa, debe diferenciarse de las de la competencia, debe cimentar nuestra fortalezas y debe ajustarse a los requerimientos de nuestro público objetivo.  Y eso no se consigue pegando nuestro logo en una plantilla predeterminada y modificando cuatro textos.

Muchos me acusarán de barrer para casa, y en parte es cierto.  Pero precisamente porque trabajo creando páginas web soy consciente de lo que significa el proceso de "creación".  De la necesidad del contacto con el cliente para conocer sus necesidades reales y su público objetivo (que no son siempre tan evidentes).  De ser consciente de que el resultado final no es fruto de la casualidad.  De las horas de trabajo que cuesta llegar a un diseño definitivo.  Y, sobre todo, de la importancia de cuidar cada uno de los detalles que componen el sitio web.  Y por eso sé que el resultado de mi trabajo no tiene nada que ver con esas páginas web baratas.  

Además me encuentro día a día con el problema de lidiar con páginas web realizadas de cualquier manera, por el "sobrino" o el "amigo".  Con personas que quieren posicionar en Internet una página web que no merece ni llevar ese nombre.  Y después de haberle dedicado mucho esfuerzo y recursos, al final, terminamos siendo conscientes de que lo barato sale caro.

Recordad siembre que elegir una página de bajo coste es lo mismo que gastar poco dinero.  Un sitio web profesional es, sin embargo, invertir en nuestro negocio.  Creo que la diferencia es evidente.